Tecnología y juego.

IMG_2075

Hablar de la combinación perfecta entre tecnología y juego es realmente complicado… Hoy en día, vivimos inmersos en una realidad que va más aprisa que nuestra capacidad de entender y afrontar la vida tal como era hace algunas décadas, como cuando nosotros fuimos niños y nuestros padres nos educaron sin tecnología, a punta de juegos y el uso interminable de la imaginación.

 

¿Qué ha pasado? Aunque la culpa no se la podemos atribuir a un factor específico, personalmente (como mamá) considero que son un cúmulo de razones por las que ahora acudimos a la tecnología como auxiliar educativo y/o pasatiempo para nuestros hijos, ¿por qué? La vida actual nos demanda más tiempo, la rutina nos ha acelerado, vivimos en un constante corre y corre porque en el afán de querer cumplir todas nuestras metas se nos olvida que la vida en sí tiene su propio ritmo. Así es: nos despertamos corriendo para arreglarnos e ir al trabajo, tenemos que llegar a tiempo porque tenemos una reunión importante en la cual nos asignarán -seguramente- tareas cuya fecha de culminación es muy próxima, entonces trabajaremos horas adicionales, almorzaremos en el escritorio mientras trabajamos y saldremos, otra vez corriendo, justo antes de que los niños se duerman porque mañana el día estará igual de acelerado al día de hoy y, por lo menos, queremos verlos despiertos así sea sólo por cinco minutos.

 

Al llegar a casa, los niños aún están despiertos (justo como estábamos esperando) y su alegría al vernos es infinita, entonces el sueño se les olvida cambiando los bostezos por incontenibles ganas de jugar, pero nosotros ya estamos cansados, nos queremos sentar a tomar un café y, la mayoría de las veces, no queremos jugar a las escondidillas o a la persecución de carritos por el piso de toda la casa… Nuestra salida más fácil y que también resulta muy atractiva para los niños, es el uso de la tecnología, ya sea la televisión, la tablet o el celular.

 

Que no se nos olvide que la labor más importante de los niños es justo eso: ser niños y ser niños consiste en jugar utilizando su imaginación y su creatividad, donde puede ser más divertido meterse a una caja de cartón y pensar que es un cohete espacial que va a la luna. Permitámosles vivir su infancia, ensuciarse las rodillas de lodo, regresar a casa con las manos sucias después de haber pasado una tarde en el parque juntando ramas secas para hacer una fogata… La niñez es una etapa que pasa muy rápido y que jamás regresará; lo que ellos no hagan ahorita de niños (columpiarse, jugar algún deporte, soplar burbujas, correr al aire libre) no lo harán después, sin embargo, cuando sean mayores, seguramente pasarán la mayor parte del tiempo detrás de un escritorio teniendo que usar la computadora ya sea por hacer tareas del Colegio o Universidad, trabajando realizando informes y presentaciones y, muy pocas veces, les quedará tiempo -y posiblemente- ganas, de salir a caminar al parque y disfrutar de las cosas sencillas e invaluables que nos brinda la vida.

 

Luz del Carmen Flores Alcázar

 

 

 

Comments are closed.


×